Diagnóstico de sintomas online gratis - artrosis rodilla

Tu doctor online, selecciona los síntomas y nuestro sistema te dirá a que enfermedades se corresponden

Diagnóstico de sintomas online gratis artrosis rodilla

¿Que es la Artrosis de Rodilla?


La artrosis (también conocida como osteoartritis) es una de las formas más antiguas y comunes de la artritis. La artrosis es una enfermedad crónica caracterizada por la desintegración del cartílago de las articulaciones. El cartílago es la parte de la articulación que amortigua los extremos de los huesos y permite el fácil movimiento de las articulaciones. La desintegración del cartílago hace que los huesos se rocen entre sí, provocando rigidez, dolor y pérdida del movimiento en la articulación.

La artrosis es conocida por muchos nombres diferentes; por ejemplo, como enfermedad degenerativa de las articulaciones, osteoartrosis, artritis hipertrófica y artritis degenerativa. Su médico puede optar por utilizar uno de estos términos para describir mejor lo que está sucediendo en su cuerpo, pero para nuestros propósitos, nos referiremos a todos estos como la artrosis.

En la actualidad, se estima que 27 millones de estadounidenses viven con artrosis. A pesar de la longevidad y la frecuencia de la enfermedad, la causa aún no es completamente conocida y no existe una cura. De hecho, muchos factores pueden jugar un papel en si o no usted sufrirá la artrosis, incluyendo la edad, la obesidad, lesiones o la genética. Su artrosis podría ser causada por uno o por una combinación de cualquiera de estos factores.

Hay varias etapas de la artrosis:



  • El cartílago pierde elasticidad y se daña más fácilmente por una lesión o por el uso.

  • El desgaste del cartílago ocasiona cambios en el hueso subyacente. El hueso se ensancha y pueden aparecer quistes en el cartílago. Crecimientos óseos, llamados osteofitos o espolones, se desarrollan cerca del extremo del hueso de la articulación afectada.

  • Algunos pedazos de hueso o cartílago flotan libremente en el espacio de la articulación.

  • El revestimiento de la articulación, la membrana sinovial, se inflama debido a la rotura del cartílago causando citoquinas (proteínas de la inflamación) y enzimas que dañan el cartílago aún más.

Los cambios en el cartílago y los huesos de la articulación pueden provocar dolor, rigidez y limitaciones en el uso del miembro. El deterioro del cartílago puede:



  • Afectar la forma y la composición de la articulación por lo que no funcionará sin problemas. Esto puede significar que usted cojee cuando camine o que tenga problemas para subir y bajar escaleras.

  • Causar que fragmentos de hueso y cartílago floten en el líquido de las articulaciones, causando irritación y dolor.

  • Causar que espolones óseos, llamados osteofitos, se desarrollen cerca de los extremos de los huesos.

Para más información sobre la Artrosis de Rodilla, lea los siguientes artículos:



  • Causas de la Artrosis

  • Ejercicios para Artrosis de Rodilla

  • Ejercicios Cardiovasculares para Artrosis de Rodilla

  • Ejercicios de Flexibilidad para Artrosis de Rodilla

  • Ejercicios de Fortalecimiento para Artrosis de Rodilla

  • Operacion de Artrosis de Rodilla

  • Síntomas de la Artrosis

  • Tratamiento de la Artrosis de Rodilla

  • Tratamiento natural para la Artrosis de rodilla

 



¿Que es la Artrosis de Rodilla? image 1

 

Causas de la Artrosis


Si bien no hay una sola causa conocida de la artrosis, hay varios factores de riesgo que deben ser considerados. Conocer y controlar estos factores de riesgo puede ayudar a minimizar el riesgo, o incluso ayudar a prevenir el sufrir de la artrosis. Tenga en cuenta que si usted tiene alguno de estos factores de riesgo no quiere decir que definitivamente sufrirá de artrosis. Ningún factor de riesgo por sí sólo es suficiente para causar la artrosis, sino que es más probable que sea una combinación de factores de riesgo los que en conjunto causen la enfermedad.

Hay dos tipos distintos de la artrosis – primaria y secundaria. La artrosis primaria es del tipo asociado con el envejecimiento y se considera como de “uso y desgaste”. Mientras cuanta más edad tenga, más probable es que va a tener un cierto grado de artritis primaria. De hecho, si vivimos lo suficiente, la mayoría de nosotros experimentará la artrosis primaria, incluso si es sólo un toque. No hay causa aparente para este tipo de artrosis.

En cambio, cuando alguien es diagnosticado con artrosis secundaria, es porque hay una causa aparente de la enfermedad. En otras palabras, la ruptura del cartílago puede estar asociada a una lesión, la herencia, la obesidad o algún otro motivo.

A continuación se enumeran los factores de riesgo para la artrosis.



  • Edad: La frecuencia de la artrosis aumenta con la edad. Ya que el “desgaste” juega un papel importante en el desarrollo de la artrosis, mientras más años tenga, más se han utilizado las articulaciones. Aunque la edad es un factor de riesgo importante, no quiere decir que la artrosis es inevitable.

  • Obesidad: El aumento del peso corporal es un factor importante en el desarrollo de la artrosis, especialmente en las rodillas, que llevan la peor parte del peso en el día a día. Por cada kilo que sube, se agregan 3 kilos de presión en las rodillas y seis veces la presión en sus caderas. Dado que el aumento de peso poco a poco aumenta la presión sobre las articulaciones, el peso que aumente la década antes de tener síntomas de la artrosis, especialmente en edad mediana, juega un papel importante en la determinación de si va a tener artrosis o no.

  • Lesión o uso excesivo: Los atletas y las personas que tienen trabajos que requieren hacer movimientos repetitivos, como la jardinería, o manejando maquinas, tienen un mayor riesgo de desarrollar artrosis debido a lesiones y el aumento del estrés en algunas articulaciones. Es importante que los atletas aprendan a tomar precauciones para evitar lesiones y que la gente que realiza trabajos repetitivos modifiquen sus movimientos para reducir este estrés. Nota: Evitar los movimientos repetitivos, no debe interpretarse como no hacer ejercicio. El ejercicio moderado regular fortalece la articulación haciendo que sea más estable, por lo tanto, reduciendo el riesgo de artrosis en la articulación.

  • La genética o herencia: Es cada vez más claro que la genética juega un papel en el desarrollo de la artrosis, especialmente en las manos. Esto se manifiesta de muchas maneras. Las alteraciones hereditarias de los huesos afectan la forma o la estabilidad de las articulaciones y puede llevar al desarrollo de la artrosis. También es más común en las articulaciones que no encajan bien. Sólo porque usted tenga alguno de estos rasgos heredados, no significa que va a desarrollar artrosis. Sólo significa que su médico debe comprobarlo más de cerca y con mayor frecuencia para detectar signos y síntomas de la enfermedad.

  • Debilidad muscular: Los estudios de los músculos de la rodilla no sólo muestran que la debilidad de los músculos que rodean la rodilla puede llevar al desarrollo de la artrosis, sino también que los ejercicios de fortalecimiento para los músculos del muslo son importantes para reducir el riesgo.

  • Otras enfermedades y tipos de artritis:  Las personas con artritis reumatoide tienden a tener una mayor probabilidad de desarrollar artrosis. Además la hemocromotosis, o tener demasiado hierro, puede dañar el cartílago hasta el punto de deterioro crónico. La acromegalia, o el exceso de la hormona del crecimiento, también tienen efectos adversos en los huesos y las articulaciones y puede llevar a su desarrollo.

 



 

Ejercicios Cardiovasculares para Artrosis de Rodilla


Los ejercicios cardiovasculares (aeróbicos o de resistencia) son los ejercicios de cualquier actividad física que utilizan los músculos grandes del cuerpo en movimientos rítmicos y continuos, como caminar, bailar, nadar y montar en bicicleta, entre otros. El propósito de estos ejercicios es hacer que su corazón, sus pulmones, sus vasos sanguíneos y sus músculos trabajen más eficientemente. También puede provocar un aumento de la resistencia, fortalecer los huesos, mejorar el sueño, controlar el peso corporal y reducir el estrés, la depresión y la ansiedad.

Trate de incluir actividades aeróbicas en su programa de ejercicios tres o cuatro veces cada semana, con el objetivo de trabajar en su meta de ritmo cardíaco durante 30 minutos cada sesión. Puede trabajar hasta esta meta lentamente, comenzando con un mínimo de 5 minutos y cada vez más a medida que se haga más fuertes y se sienta más cómodo.

Si ha probado estos tipos de ejercicios antes pero sin éxito, no cometa el error de tratar de hacer el mismo ejercicio nuevamente. Haga algo nuevo. Elija actividades que usted pueda realizar fácilmente en el día, o encuentre un compañero para hacer ejercicio. A veces esto hace que el ejercicio sea una parte natural de su día y le da una mayor motivación cuando la necesite. Usted también puede unirse a un grupo de ejercicio, con personas que tengan su misma condición y estén interesados en ejercitar. Recuerde que su objetivo es mantenerse en movimiento.



 

Ejercicios de Flexibilidad para Artrosis de Rodilla


Estos ejercicios suaves de estiramiento se deben hacer cada día y son los más importantes de todos los ejercicios. Los ejercicios de flexibilidad pueden ayudarle a proteger sus articulaciones al reducir el riesgo de lesiones, y a realizar el calentamiento para ejercicios más intensos al poner su cuerpo en movimiento, y también le ayudarán a relajarse y liberar la tensión de su cuerpo. Estos se pueden realizar en tierra o en agua, como una piscina, bañera de hidromasaje o bañera con agua tibia.

Estos ejercicios pueden ser particularmente útiles para aliviar las articulaciones rígidas durante la mañana. Realice los ejercicios por hasta 15 minutos al día. Una vez que usted pueda hacer 15 minutos continuos, deberá ser capaz de agregar ejercicios de fortalecimiento y ejercicios aeróbicos en su rutina.

Los ejercicios de amplitud de movimiento incluyen el tai chi y el yoga. El Tai Chi reduce el dolor y el deterioro en las personas con artrosis severa de rodilla. Este ejercicio lento, elegante – originalmente un arte marcial chino – también reduce el estrés y puede mejorar el equilibrio. El Yoga, por su parte, fortalece y relaja los músculos rígidos por la artritis, así como también ayuda con las rutinas de pérdida de peso.



 

Ejercicios de Fortalecimiento para Artrosis de Rodilla


Cuando se sufre de artritis, usted necesita músculos fuertes para disminuir la presión sobre sus articulaciones. Los ejercicios de fortalecimiento pueden ayudarle a construir sus músculos para que puedan absorber mejor el impacto y proteger así las articulaciones de las lesiones, así como ayudarle a moverse mejor. Estos ejercicios usan el peso o la resistencia para hacer que sus músculos trabajen más duro, lo que los hace más fuertes.

Hay dos tipos de ejercicios de fortalecimiento: isométricos e isotónicos. Los ejercicios isométricos son buenos para las personas con artritis, ya que trabajan por el endurecimiento de los músculos sin mover la articulación. Es muy fácil enfocarse en los músculos que rodean las articulaciones con ejercicios isométricos, y esto que reduce el estrés en sus articulaciones.

Los ejercicios isotónicos, por otro lado, fortalecen los músculos al mover la articulación. Por ejemplo, el enderezar la rodilla mientras se está sentado en una silla es un ejercicio isotónico que ayuda a fortalecer el músculo del muslo. Estos ejercicios también pueden beneficiar a las personas con artritis, porque puede hacerlos ser más fáciles cuando usted tiene una articulación inflamada, o puede hacerlos más difíciles cuando usted se siente mejor al agregar peso o repeticiones.

Los ejercicios de fortalecimiento se deben realizar cada dos días después del calentamiento con ejercicios de flexibilidad.



 

Ejercicios para Artrosis de Rodilla


El ejercicio es un componente importante para mantenerse saludable cuando usted tiene artrosis. La actividad física moderada en forma regular ayuda a disminuir la fatiga y a fortalecer los músculos y los huesos, a aumentar la flexibilidad y resistencia, y a mejorar la sensación general de bienestar. La flexibilidad de las articulaciones es especialmente importante cuando se sufre de artrosis debido a que la rigidez en las articulaciones significa la imposibilidad de realizar tareas cotidianas, tales como abotonarse la camisa o arrancar el coche.

Usted debe comprometerse a realizar en forma regular el ejercicio que suele dividirse en tres tipos de actividades: ejercicios de flexibilidad (estiramiento, rango de movimiento), ejercicios de fortalecimiento (resistencia), y ejercicios cardiovasculares (aeróbicos). Esto puede parecer mucho, pero si lo incorpora a su rutina diaria, usted encontrará que es más fácil de hacer sin siquiera pensar en ello.

Antes de comenzar cualquier ejercicio, usted debe consultar a su médico para ver si el ejercicio es adecuado para usted. Usted puede incluso querer ver a un terapeuta físico para una evaluación de su ejercicio y para conocer las necesidades específicas de protección. Ellos le ayudarán a aprender cómo empezar, cómo modificar los ejercicios para que no dañen las articulaciones y cómo establecer metas razonables. Aprenda la importancia de establecer metas y utilizar un registro de ejercicio para planificar su ejercicio.

Además, tenga en cuenta que sólo un profesional médico puede determinar qué tipo de actividad puede hacer durante un brote. Cuando una articulación está caliente, dolorosa e hinchada, el descanso le ayudará a reducir la inflamación de las articulaciones. Su médico o terapeuta físico también pueden sugerir rangos de movimiento suaves y ejercicios para ayudar a mantener la movilidad articulatoria.

Lea los siguientes artículos para información detallada sobre los ejercicios para la artrosis:


 



 

Operacion de Artrosis de Rodilla


Aunque la mayoría de las personas con artrosis no necesitan cirugía, ésta podría ser una opción para usted si experimenta un daño severo en las articulaciones, un dolor extremo o un movimiento muy limitado como consecuencia de la artrosis. Los beneficios de la cirugía incluyen la mejora en el movimiento, el alivio del dolor y la mejora en la alineación de las articulaciones. Por supuesto, siempre existen riesgos con la cirugía, especialmente si usted tiene otros problemas de salud o tiene sobrepeso, ya que puede añadir tensión al corazón y a los pulmones durante el procedimiento de la cirugía. También existe el riesgo de formar coágulos de sangre en las piernas. Usted puede ayudar a prevenir esto tomando medicamentos anticoagulantes y haciendo ejercicios con las piernas para aumentar la circulación antes de la cirugía.

Hay varios tipos diferentes de cirugía de la articulación. A continuación se presentan las que más comúnmente se realizan en personas con artrosis:

Cirugía artroscópica – En este procedimiento el cirujano inserta un tubo muy delgado con una luz al final en la articulación a través de una pequeña incisión. Se conecta a un circuito cerrado de televisión y permite al cirujano ver el alcance de los daños en la articulación. Una vez allí, el médico puede tomar muestras de tejido, quitar cartílago suelto, reparar cierto daño, suavizar una superficie rugosa o extirpar el tejido sinovial enfermo. Se realiza con más frecuencia en la rodilla y el hombro.

Osteotomía – Su significado literal es “cortar el hueso”. Este procedimiento se utiliza para aumentar la estabilidad mediante la redistribución del peso sobre la articulación. La osteotomía es útil en personas con cadera unilateral o artrosis de rodilla (en sólo una sola articulación), ya que no es recomendable un reemplazo total de la articulación.

Cirugía de reemplazo articular o Artroplastia – Esta es la reconstrucción quirúrgica o el reemplazo de una articulación. Utilizado con éxito para ayudar a las personas que de otro modo podrían estar en una silla de ruedas, la cirugía de reemplazo articular consiste en la extracción de la articulación y la reparación de los extremos de los huesos y la sustitución de la articulación con un componente artificial. Este procedimiento generalmente se recomienda para personas mayores de 50 años o que tienen un progreso de la enfermedad grave. Normalmente, esta nueva articulación tendrá una duración de entre 20 y 30 años.



 

Síntomas de la Artrosis


La artrosis es una enfermedad de las articulaciones. A diferencia de muchas otras formas de artritis que son enfermedades sistémicas, como la artritis reumatoide y el lupus sistémico, la artrosis no afecta a otros órganos del cuerpo. El síntoma más común es el dolor de la artrosis en la articulación afectada después de su utilización habitual. El dolor en las articulaciones por lo general empeora durante el día. Puede haber hinchazón, calor, y crujidos de las articulaciones afectadas. El dolor y la rigidez de las articulaciones también pueden ocurrir después de largos períodos de inactividad. En la artrosis severa, la pérdida total de la almohadilla del cartílago provoca fricción entre los huesos, causando dolor en el reposo y dolor con un movimiento limitado.

Los síntomas de la artrosis varían mucho de paciente a paciente. Algunos pacientes pueden sentirse debilitados por sus síntomas. Por otro lado, otras personas pueden tener síntomas muy leves, a pesar de la degeneración evidente en las radiografías de las articulaciones. Los síntomas también pueden ser intermitentes. No es raro que los pacientes con artrosis de las manos y las rodillas pasen muchos años con intervalos libres de dolor entre los síntomas.

La artrosis de las rodillas es a menudo asociada con la obesidad o con una historia de repetidas de lesiones y/o cirugía de las articulaciones. La progresiva degeneración del cartílago de las articulaciones de la rodilla puede dar lugar a la deformidad y a la curvatura hacia afuera de las rodillas. Los pacientes con artrosis de las articulaciones que soportan peso (como las rodillas) pueden desarrollar una cojera. La cojera puede empeorar a medida que más se degenera el cartílago. En algunos pacientes, el dolor, la cojera y la disfunción de la articulación no responden a medicamentos u otras medidas conservadoras. Por lo tanto, la artrosis severa de las rodillas es una de las razones más comunes para los procedimientos quirúrgicos de reemplazo de rodilla en los Estados Unidos.



 

Tratamiento de la Artrosis de Rodilla


Es importante que usted obtenga un diagnostico y tratamiento de la artrosis cuanto antes. El diagnóstico precoz y el tratamiento es el primer paso en el manejo exitoso de la artrosis. Su médico puede comenzar con un régimen de terapia con medicamentos, pero en última instancia, usted es el factor clave para vivir con éxito con la artrosis. Además de que medicamentos puede tomar, también deberá hacer cambios saludables en el estilo de vida, controlar el estrés y la depresión, evitar daños en las articulaciones, y encontrar un equilibrio entre el descanso y la actividad.

Los objetivos de cualquier plan de tratamiento para la artrosis incluyen:



  • Controlar el dolor y otros síntomas

  • Mejorar su capacidad de funcionar en actividades diarias

  • Disminuir el progreso de la enfermedad

La mayoría de los planes de tratamiento incluirá una combinación de los siguientes elementos:



  • Ejercicio

  • Control de peso

  • Protección de las articulaciones

  • La terapia física y ocupacional

  • Medicamentos

En los casos graves, cuando los tratamientos anteriores no funcionan, puede considerar la cirugía.

Medicamentos

La mayoría de las personas con artrosis utilizan la terapia farmacológica para aliviar los síntomas de la enfermedad. La mayoría de las drogas se centran principalmente en el alivio del dolor, pero algunas se dirigen a otros síntomas y ayudan a retardar la progresión de la enfermedad. Usted y su médico deben trabajar juntos para encontrar la combinación de medicamentos que funcionen mejor para usted. Los siguientes son ejemplos de algunos tipos de medicamentos que el médico podría considerar.



  • Analgésicos – Los analgésicos alivian el dolor sin aliviar la inflamación o el hinchazón. Si usted está interesado sólo en el alivio del dolor, estos fármacos tienden a tener menos efectos secundarios.

  • Analgésicos tópicos – los analgésicos tópicos incluyen cremas o ungüentos que se aplican directamente sobre la zona dolorida. Estas están disponibles sin receta médica y con frecuencia se pueden utilizar en combinación con medicamentos orales para aliviar el dolor.

  • Drogas antiinflamatorias no esteroideos – Estos medicamentos reducen la inflamación y la hinchazón, así como ayudan en el alivio del dolor y se recomiendan para personas que tienen dolores y signos de inflamación moderados a grave.

Fisioterapia

La artrosis puede ser tratada por su médico de atención primaria o usted podría ser derivado a un reumatólogo (un especialista de la artritis) o un cirujano ortopédico.

A veces, la artrosis puede afectar su capacidad para realizar tareas cotidianas como bañarse, vestirse y caminar. Si está teniendo problemas con este tipo de tareas, el médico puede prescribir terapia física u ocupacional. Un terapeuta físico u ocupacional puede darle recomendaciones para la protección de sus articulaciones. Pregúntele a su médico que le recomiende a uno si usted siente que necesita ayuda adicional.

La terapia física trabaja en el fortalecimiento de los músculos y en la mejora de su flexibilidad y su movilidad articular. Su terapeuta físico trabajará con usted en un programa de ejercicios específicos y otras técnicas de manejo del dolor.



 

Tratamiento natural para la Artrosis de rodilla


Existen algunos remedios caseros para curar la artrosis de rodilla. Dentro de las terapias alternativas o complementarias se destaca el uso de la acupuntura y quiropráctica, aunque con resultados no del todo convincentes:

La glucosamina y el sulfato de condroitina. La glucosamina es un aminoazúcar que parece jugar un papel en la formación y reparación del cartílago. El sulfato de condroitina es parte de una proteína que da elasticidad al cartílago. Estos dos suplementos dietéticos se han utilizado durante años para tratar la artrosis en perros y caballos, y en Europa para el tratamiento de la artrosis en las personas. Los estudios demuestran que las personas con artrosis de leve a moderada que tomaron estos suplementos informaron un alivio de los dolores similares a los logrados con medicamentos no corticoides, aunque los suplementos pueden tomarse más tiempo para comenzar a ofrecer resultados. Los efectos secundarios comunes incluyen aumento de gases intestinales y heces blandas.

Vitaminas. Algunas investigaciones han demostrado que los antioxidantes en ciertas vitaminas pueden ayudar a aliviar algunos síntomas de la artrosis. En general, las vitaminas de los alimentos enteros se cree que son mejores absorbidos por el cuerpo que los suplementos. La vitamina C ha demostrado ser útil contrarrestar el desgaste del cartílago en los animales con artrosis. En los seres humanos, se asocia con la reducción del avance de la artrosis y con una disminución del dolor. La vitamina E proporciona algún alivio del dolor a las personas con artrosis; sin embargo, un estudio demostró que no es tan afectivo en el alivio del dolor de la artrosis en los hombres afroamericanos. La vitamina D puede tener cualidades preventivas cuando se trata de la artrosis. Un estudio encontró que la progresión de la enfermedad fue más rápida en personas que tenían un bajo consumo de la vitamina.

Quiropráctica. El cuidado quiropráctico consiste en la manipulación y el ajuste manual de la columna. La manipulación de algunas de las articulaciones puede ayudar a aliviar el dolor de la artrosis, pero la manipulación conjunta de las articulaciones débiles o dañadas podría causar problemas. Asegúrese de decirle a su quiropráctico que padece de artrosis y seleccione uno que tenga experiencia trabajando con personas con artritis.

Por último, la Acupuntura es un tratamiento popular entre las alternativas para el tratamiento de la artrosis pero, por el momento, los estudios realizados no han sido concluyentes en sus resultados para todos los pacientes.



 

Diagnóstico de sintomas online gratis