Sandía y amp; Diabetes: ¿un refrigerio saludable o una bomba de azúcar?

 

 

 

A veces no hay nada mejor que una refrescante rodaja de sandía, especialmente en una tarde calurosa.

 

La fruta es prácticamente omnipresente en comidas familiares, barbacoas y reuniones sociales durante el verano, y se cultiva en todo el mundo. De hecho, ¡hay más de 1000 variedades diferentes de sandía!

Pero lo que constituye un refrigerio divertido y refrescante para la mayoría de las personas puede tener consecuencias en el nivel de azúcar en la sangre para las personas que viven con diabetes.

Este artículo describirá los pros y los contras de comer sandía para las personas que viven con diabetes y cómo (¡y si!) debería incorporar esta fruta a su vida y dieta diaria.

Tabla de contenido

  • ¿Cuáles son los beneficios para la salud de comer sandía?
    • Lleno de vitaminas y minerales.
    • Puede aliviar el dolor muscular y mejorar el rendimiento del ejercicio.
    • Puede mejorar la salud de la piel.
    • Puede ayudar en la digestión.
  • Las desventajas de comer sandía
    • La sandía es principalmente carbohidratos.
    • no es muy abundante
    • Puede causar problemas cardiovasculares.
  • Resumen

¿Cuáles son los beneficios para la salud de comer sandía?

Comer sandía puede tener muchos beneficios. A continuación se detallan los beneficios para la salud del consumo regular de esta dulce fruta rosada.

Lleno de vitaminas y minerales.

La sandía contiene una variedad de vitaminas y minerales, entre ellos potasio, magnesio y vitaminas A y C. Además tiene pocas calorías para ser una fruta, con solo 46 calorías por taza.

 

También es extremadamente fácil administrar un bolo de insulina, ya que una taza de sandía solo tiene 11,5 carbohidratos.

El color rosa brillante indica que es una fuente rica de antioxidantes como carotenoides, licopeno y cucurbitacina E que no solo son buenos para tú, ¡pero también hacerte sentir bien!

Puede aliviar el dolor muscular y mejorar el rendimiento del ejercicio.

La sandía también contiene citrulina, un aminoácido que puede ayudar a mejorar el rendimiento del ejercicio en los atletas. Complementar con citrulina también puede ayudar a reducir el dolor muscular en personas que hacen ejercicio.

Su funcionamiento es que este compuesto ayuda a expandir los vasos sanguíneos, aliviando al corazón del esfuerzo adicional para bombear sangre por todo el cuerpo, mejorando así el rendimiento y la recuperación del ejercicio.

La sandía es excelente porque proporciona no solo citrulina, sino también la hidratación que tanto necesitas durante el ejercicio.

Un estudio proporcionó a tres grupos brebajes diferentes: uno solo con jugo de sandía, otro con jugo de sandía suplementado con citrulina adicional y una bebida de control. Ambas bebidas que contenían jugo de sandía experimentaron un mejor dolor muscular después del ejercicio y una mejor recuperación de la frecuencia cardíaca que el grupo que tomó la bebida de control.

La sandía también puede ser buena para las personas con diabetes, quienes cuando hacen ejercicio pueden necesitar un refrigerio bajo en azúcar en la sangre. La sandía proporciona suficientes carbohidratos para ayudar a tratar el nivel bajo de azúcar en la sangre, sin exagerar con los carbohidratos o el azúcar.

Además, es una fuente natural de energía, sin ingredientes ni productos químicos añadidos.

Puede mejorar la salud de la piel.

Las vitaminas que se encuentran en la sandía son importantes para la salud y el mantenimiento de la piel. La vitamina C, cuando se ingiere, se bebe o se aplica tópicamente, ayuda al cuerpo a producir colágeno, una proteína que mantiene el cabello fuerte y la piel joven y flexible.

Un estudio encontró una mayor ingesta de vitamina C se correlacionaba con una menor probabilidad de desarrollar piel seca y arrugas. ¡Lo mejor de todo es que una porción de sandía contiene el 14% de la ingesta diaria recomendada de vitamina C!

La vitamina A también es muy importante para la salud de la piel, ya que ayuda a reparar las células dañadas y a crear otras nuevas. También favorece la cicatrización de heridas. Euromillones con ChatGPT IA

Una ración de sandía contiene el 5% de la ingesta diaria recomendada de esta vitamina.

Puede ayudar en la digestión.

Además de su gran cantidad de vitaminas, minerales y antioxidantes saludables, la sandía contiene 0,6 gramos de fibra por porción, que es necesaria para digestión saludable.

El agua y la fibra ayudan a que los alimentos pasen por los intestinos más fácilmente, e incluir muchas frutas y verduras saludables en su dieta puede prevenir la diarrea, el estreñimiento y los problemas digestivos.

 

Comer fibra con frecuencia también puede mantener tus evacuaciones intestinales regulares.

Un estudio encontró que las personas que consumían poca cantidad de líquidos y fibra tenían más probabilidades de sufrir estreñimiento. ¡Razón de más para incluir la sandía en tu dieta!

Otro estudio encontró que comer sandía se correlacionaba con la pérdida de peso y la sensación de saciedad, lo cual es una señal bienvenida para cualquiera que busque perder peso.

Las desventajas de comer sandía

Comer sandía también puede tener algunas desventajas, especialmente si tienes diabetes. A continuación se detallan algunas de las razones por las que puede optar por evitar esta fruta.

La sandía es principalmente carbohidratos.

Aunque esta fruta dulce proporciona una fuente de una variedad de vitaminas y minerales, no hay otros macronutrientes destacables: la sandía se compone principalmente de carbohidratos, sin proteínas ni grasas.

Esto puede convertirlo en un alimento difícil de comer si tiene diabetes porque los alimentos que son únicamente carbohidratos tienden a aumentar el nivel de azúcar en la sangre más rápido.

De hecho, la sandía tiene un índice glucémico (IG) de 80, pero debido a que los carbohidratos son bastante bajos para una fruta, el índice glucémico la carga es solo 5.

Combinar la sandía con un lado rico en grasas o proteínas puede ayudar a frenar el rápido aumento de azúcar en la sangre que puede observar al comer la fruta.

no es muy abundante

La sandía es deliciosa, pero no es un bocadillo que sacia mucho. Esto puede llevar a las personas a comerlo en exceso con bastante regularidad. Tenga en cuenta que una porción de sandía es una taza, lo que equivale a una rodaja de melón típica de una pulgada de grosor.

Sin embargo, la gente tiende a recurrir a segundos y tercios, ¡porque la fruta tiene más del 90% de agua!

Si bien una porción tiene 11 gramos de carbohidratos, tomar 3 o más porciones puede convertir esta delicia en un postre rico en carbohidratos y calorías con bastante rapidez.

Puede causar problemas cardiovasculares.

Las personas que padecen hiperpotasemia grave (niveles elevados de potasio) no deben comer más de una taza de sandía al día.

El potasio es crucial para mantener la función de los electrolitos en el cuerpo, mantener fuertes los músculos y huesos y para la salud del corazón.

Sin embargo, si ya tiene niveles altos de potasio, comer sandía puede provocar un exceso de potasio en la sangre, provocando pulso débil, latidos cardíacos irregulares y otros problemas cardiovasculares.

Resumen

La sandía es una fruta dulce, omnipresente, barata y abundante que es un refrigerio, guarnición y postre extremadamente popular para disfrutar en un día caluroso.

Contiene una variedad de vitaminas y minerales beneficiosos, antioxidantes y fibra, y es bajo en calorías y carbohidratos. Puede contribuir a la salud digestiva y de la piel y puede contribuir a mejorar el rendimiento deportivo y disminuir el dolor muscular cuando se disfruta con moderación.

Sin embargo, para las personas con diabetes, el control de las porciones y el maridaje de alimentos es clave, ya que la sandía solo proporciona carbohidratos con poca fibra y nada de proteínas ni grasas.

Es mejor consumirlo combinado con proteínas y grasas, ya que no contiene esos macronutrientes que frenan los picos de azúcar en la sangre. La administración de un bolo de insulina para la sandía puede ser difícil, pero con un conteo cuidadoso de carbohidratos y midiendo con control de las porciones, es manejable.

Además, no llena demasiado, por lo que comer varias porciones es algo que una persona con diabetes debe tener en cuenta.

Como fruta rica en potasio, las personas con niveles elevados de potasio en sangre deben consultar a su médico antes de disfrutar la sandía. El exceso de potasio en la dieta en personas con niveles altos de potasio en sangre puede tener consecuencias negativas para la salud, como palpitaciones del corazón y pulso débil. Consulte con su médico personal o dietista antes de agregar sandía a su plato.

Como ocurre con la mayoría de las frutas, ¡la moderación es la clave!

Más guías de alimentos para la diabetes:

  • ¿La toronja es buena para las personas que viven con diabetes?
  • ¿La avena es buena para las personas que viven con diabetes?
  • Refrescos dietéticos: ¿buenos o malos para las personas con diabetes?





Tal vez te puede interesar:

  1. Dip de batata y frijoles
  2. Sopa De Lentejas Y Pavo (baja En Sodio)
  3. Tortillas de Maíz Caseras (Sólo 3 Ingredientes)
  4. Salsa de tomatillo asado

Sandía y amp; Diabetes: ¿un refrigerio saludable o una bomba de azúcar?

Sandía y amp; Diabetes: ¿un refrigerio saludable o una bomba de azúcar?

Lleno de vitaminas y minerales.Puede aliviar el dolor muscular y mejorar el rendimiento del ejercicio.Puede mejorar la salud de la piel.Puede ayudar en la dige

salud

es

https://diagnosticodesintomas.com/static/images/salud-sandia-y-amp-4884-0.jpg

2024-05-20

 

Sandía y amp; Diabetes: ¿un refrigerio saludable o una bomba de azúcar?
Sandía y amp; Diabetes: ¿un refrigerio saludable o una bomba de azúcar?

Si crees que alguno de los contenidos (texto, imagenes o multimedia) en esta página infringe tus derechos relativos a propiedad intelectual, marcas registradas o cualquier otro de tus derechos, por favor ponte en contacto con nosotros en el mail bitelchux@yahoo.es y retiraremos este contenido inmediatamente