Remedios caseros para callos

Remedio 1) En primer lugar Envolver 40 gramos de hojas de espinaca previamente lavadas y machacar en una venda de gaza.
aplicamos, a modo de cataplasma, en la zona afectada. Dejar puesta por dos minutos y después retirar. Repetir este remedio varios días hasta sentir que el callo se ha suavizado.


Remedio 2) En primer lugar Este remedio tradicional consiste en colocar sobre el callo un diente de ajo machacado (o puede combinarlo con aceite de oliva) lo cual favorece su reblandecimiento y desaparición. Al final debe cubrir con tela.


Remedio 3) En primer lugar Extraer el contenido de una cápsula de vitamina E, mezclamos con un poco de ajo molido y empapar una bolita de algodón.
Colocar ésta en el callo que aparece entre los dedos de los pies.
, ponerse medias de algodón y dejar puesta durante la noche.


Remedio 4) En primer lugar Frotar a diariamente con aceite de ricino durante dos semanas. Después poner un trozo de corteza de limón y un tomate crudo sobre la dureza y cubrir con un vendaje. Este jugo reblandecerá la dureza durante la noche


Remedio 5) En primer lugar Frotar aceite de castor sobre los callos dos veces al día.


Remedio 6) En primer lugar Machacar un puñado de hojas de siempreviva mayor y aplicar la pasta resultante, mediante una gaza, en las callosidades de los pies.
Dejar puesta toda la noche.


Remedio 7) En primer lugar Machacar un puñado de hojas de simpreviva y cuando se obtenga una pasta, agregar una cuchara pequeña de vinagre de manzana.
mezclamos y colocar la preparación sobre la zona callosa y seca de la piel. Dejar secar y pasar con suavidad una piedra pómez.


Remedio 8) En primer lugar Remojar los pies en una infusión de cuatro cucharadas de manzanilla en un litro de agua lo cual alvia y suaviza la piel endurecida.


Remedio 9) En primer lugar Remojar, antes de ir a dormir, los pies en agua tibia y después romper una cápsula de vitamina E. aplicamos en los talones con callos y grietas frotándolo suavemente.


Remedio 10) Lo primero que hay que hacer es aplicamos una mezcla de una cuchara pequeña de vinagre con 1/8 taza de aceite y frotar vigorosamente esta preparación sobre el callo. Terminar con un masaje y luego frotar la zona afectada con piedra pómez o una toalla áspera


VER LOS DIEZ REMEDIOS SIGUIENTES

Aviso Legal y Política de Privacidad |