Mejor tratamiento para el síndrome de las piernas inquietas

Mejor tratamiento para el síndrome de las piernas inquietas

Mucho más común de lo que se cree, este síndrome discapacitante sigue siendo una condición subestimada, mal diagnosticada y mal tratada. ¿Qué necesitamos saber al respecto?

Es un fenómeno extraño: una necesidad irresistible de mover las piernas, más a menudo asociada con sensaciones desagradables en las extremidades. Paradójicamente, estos síntomas se agravan al descansar, sentarse o acostarse. El único alivio: movimiento y caminar, o frotar las piernas.

El «síndrome de las piernas inquietas» (o enfermedad de Willis-Ekbom) se asocia frecuentemente con los trastornos del sueño. La mayoría de las veces comienza alrededor de los 40 ó 50 años de edad (aparte de las formas familiares anteriores). «El paciente se queja de una sensación desagradable en las piernas, asociada a una necesidad imperiosa de moverlas, que a veces afecta a los brazos (20% de los casos), empeorando por la noche y por la noche, a veces responsable de un insomnio grave. El diagnóstico puede ser difícil de hacer en la medicina general porque es exclusivamente clínico y se basa únicamente en el interrogatorio del paciente», explica en La Revue du Praticien* el Prof. Yves Dauvilliers, de la Universidad de Montpellier y del Centro Nacional de Referencia de Narcolepsia e Hipersomnia Idiopática del Hospital Gui-de-Chauliac, en La Revue du Praticien*.

El carácter subjetivo de los síntomas – que a veces son moderados al principio de la evolución – así como su aspecto frustrante e intermitente pueden a menudo, en la práctica, retrasar el diagnóstico.

Sin embargo, hay que tener en cuenta que el síndrome de las piernas inquietas es uno de los trastornos neurológicos sensoriomotores más frecuentes, con una prevalencia cercana al 5 a 8% (1 a 2% para las formas diarias y graves).

Este síndrome es dos veces más frecuente en las mujeres (10%) que en los hombres (5%) y aumenta con la edad hasta los 65 años, luego parece estabilizarse en ambos sexos.

Un mal malentendido

La medicina aún está lejos de entender todo sobre los mecanismos patológicos que hay detrás de este fenómeno. Hay claramente factores genéticos, pero no han sido identificados con precisión. También se sabe que puede estar implicada una disfunción del metabolismo del hierro en el sistema nervioso central. Y hay muchos argumentos que sugieren que los sistemas centrados en la dopamina, un importante neurotransmisor, están directamente involucrados aquí.

Entonces, ¿qué pruebas se deben realizar? El metabolismo del hierro debe evaluarse midiendo el nivel de ferritina en la sangre (ferritinemia), que muestra una disminución (<50 ng/mL) en el 20% de los casos, revelando así menores reservas de hierro. Pueden ser útiles otras pruebas complementarias, empezando por un registro polisomnográfico, que consiste en registrar diferentes variables fisiológicas durante el sueño.

Este examen no suele ser necesario para el diagnóstico, pero puede ser necesario en caso de dificultades diagnósticas y terapéuticas. «El curso natural de la enfermedad sin tratamiento es variable, pero lo más frecuente es que la ‘impaciencia’ empeore por la noche, causando largas noches de insomnio», explica el Prof. Dauvilliers.

Las complicaciones más problemáticas del síndrome de las piernas inquietas son la fragmentación del sueño y el insomnio, lo que provoca una gran fatiga, a veces somnolencia diurna, trastornos del estado de ánimo y un deterioro de la calidad de vida. «El especialista añade que varios estudios también sugieren que este síndrome es un factor de riesgo de enfermedades cardiovasculares.

¿Cuál es el tratamiento?

La elección del tratamiento varía según el grado de gravedad, que puede evaluarse mediante un cuestionario especializado. Desde el principio, un estilo de vida más saludable y un masaje o estiramiento antes de acostarse puede ser útil.

El tratamiento médico de las personas que padecen este síndrome se basa, en primer lugar, en la eliminación de los factores que podrían promoverlo, como la deficiencia de hierro o la toma de ciertos antidepresivos, neurolépticos o antihistamínicos. El tratamiento con hierro es a veces esencial (en el caso de la ferritinemia por debajo de 50 ng/m) para reducir la intensidad de los síntomas.

En las formas leves a moderadas, el paciente puede usar un derivado de la codeína a pedido. En las formas graves, se debe considerar la posibilidad de un tratamiento diario especializado, incluida la prescripción de medicamentos de la familia de los agonistas dopaminérgicos (ropinirol, pramipexol y rotigotina). Lo importante entonces es encontrar la dosis efectiva más baja posible para prevenir el riesgo de un aumento de los síntomas.

Los antiepilépticos, los opiáceos y algunas benzodiacepinas también pueden ser eficaces. «El tratamiento del «síndrome de aumento» es complejo, ya que combina la abstinencia y la sustitución terapéutica, y debe estar en manos de médicos expertos, mientras que la tendencia suele ser aumentar las dosis de agentes dopaminérgicos», subraya el profesor Dauvilliers.

En conclusión, el síndrome de las piernas inquietas es una patología frecuente e incapacitante, para la cual los conocimientos sobre el diagnóstico, la fisiopatología y la gestión han mejorado mucho en los últimos años. Sin embargo, este síndrome sigue siendo subestimado, mal diagnosticado e insuficientemente tratado.

Fuente:https://acercadelinsomnio.com

Si crees que alguno de los contenidos (texto, imagenes o multimedia) en esta página infringe tus derechos relativos a propiedad intelectual, marcas registradas o cualquier otro de tus derechos, por favor ponte en contacto con nosotros en el mail bitelchux@yahoo.es y retiraremos este contenido inmediatamente

RELACCIONADO CON Mejor tratamiento para el síndrome de las piernas inquietas