La reivindicación del aceite de colza

Tu doctor online, selecciona los síntomas y nuestro sistema te dirá a que enfermedades se corresponden

La reivindicación del aceite de colza

By

Elke, lectora y socia de eldiario.es nos escribe el siguiente texto en un correo electrónico: "me llama mucho la atención que nunca he visto e ninguna casa española cocinar con aceite de colza, cuando en Alemania, mi país de origen, es el que usamos casi por defecto. También lo he visto en Francia, Holanda, Bélgica, Dinamarca y otros países. Sé que hubo un gran envenenamiento hace muchas décadas años en el que murieron miles de personas, pero fue con aceite no apto al consumo. Yo creo que va siendo hora de decir que el aceite de colza tiene virtudes y me gustaría que las contarais". 

Un aceite con mala suerte

Elke tiene razón: el aceite de colza tiene unas propiedades nutricionales muy destacables, como a continuación veremos, y si en España es totalmente inexistente en la oferta comercial es porque sobre él pesa la maldición del Síndrome del Aceite Tóxico (SAT), un envenenamiento masivo que aconteció en algunas regiones de España en 1981 y que se calcula que causó unas 4.000 muertes a corto y medio plazo, además de entre 20.000 y 60.000 afectados de diversa consideración, muchos de ellos graves.

A pesar de que nunca llegó a esclarecerse la causa concreta del envenenamiento, sí se comprobó la correlación entre la venta de aceite de colza desnaturalizado, en un fraude al consumidor, con el área donde se localizaron los afectados. Así que, a grandes rasgos, se culpó de este terrible suceso al aceite de colza, sin que se especificara cómo había sido alterado y sin que se tengan más referencias de otros envenenamientos por este aceite, que resulta ser el tercero más usado en el mundo tras el de palma y el de soja.

Para colmo de males para el aceite de colza, en su formulación original, es decir procedente de la colza de especie genéticamente pura, Brassica napus, presenta una alta proporción de un ácido graso omega 9 poco saludable llamado eurícico, así como determinados glucosinolatos, unos compuestos que se pueden hidrolizar dando lugar a disruptores endocrinos inhibidores de las hormonas tiroideas.

Solo en grandes cantidades estos compuestos pueden ser contraproducentes y en ningún momento se los ha relacionado con el SAT; no obstante, este hecho ha contribuido todavía más a su mala fama. Para terminar, en el país del aceite de oliva, y donde además siempre ha tenido buena acogida el de girasol, el aceite de colza ya tenía de por sí poca cabida, por lo que es muy difícil que el mercado vuelva a sentir curiosidad por él. 

Aceite de canola: propiedades

Sin embargo, el aceite de colza original ha sido mejorado con la mezcla con diferentes especies cercanas a la colza para conseguir una semilla llamada canola, que ofrece el llamado aceite de canola, en el que los glucosinolatos casi han desaparecido y el ácido eurícico invierte su proporción con el ácido oléico, de modo que este último alcanza un 61% de la fracción de ácidos grasos -sin duda la más elevada tras el aceite de oliva- y el primero se hace imperceptible.

Solo por este hecho se puede decir que el aceite de colza es muy saludable. Pero es que a partir de aquí todo son virtudes. Para empezar presenta una fracción de ácidos grasos saturados de apenas un 7%, mientras que el resto son monoinsaturados (ácido oléico) y poliinsaturados, entre los que destaca un 21% de ácido linoléico (omega-6) y un 11% de ácido linolénico (omega-3). Es decir que el aceite de canola presenta una relación omega 3/6 de 2:1, lo cual es una excelente proporción, tal como explicamos en su día en Ácidos grasos omega 3 y 6: una relación en la que no todo vale.

La suma de su relación omega 3/6 y la proporción de ácido oléico hacen de este aceite un excelente antioxidante y antitinflamatorio. Finalmente destaca por su riqueza en vitaminas E y K, aduciéndose que en una ingesta diaria de este aceite se pueden cubrir hasta el 20% de las necesidades diarias en estos compuestos. Para terminar, una revisión de múltiples estudios realizada en 2013 concluía que existen evidencias claras de los beneficios del aceite de canola para los niveles de lípidos en sangre, es decir para la salud cardiovascular.

La revisión añadía en una coda que es uno de los aceites más recomendables para promover una alimentación saludable. No obstante, tiene un único problema: no se recomienda utilizar para freír más de una vez. El motivo es, tal como te explicamos en Tres razones para no reutilizar el aceite de freír, su abundancia en ácidos grasos insaturados, que propician que con el calor se formen aldehídos y peróxidos, así como otras formas de grasas saturadas con radicales libres muy inestables y oxidativos.

Si no te quieres perder ninguno de nuestros artículos, suscríbete a nuestros boletines


Tags:
bienestar |



MÁS INFORMACIÓN

Diagnóstico de sintomas online gratis