Diagnóstico de sintomas online gratis - Guia definitiva para diferenciar lunares verrugas y melanoma

Tu doctor online, selecciona los síntomas y nuestro sistema te dirá a que enfermedades se corresponden

Guia definitiva para diferenciar lunares verrugas y melanoma

16/09/2018





Conoce las diferencias entre lunares y verrugas



Muchas veces nos confundimos un lunar con una verruga porque no conocemos las características de cada uno. Más allá de algo estético, es bueno saber cuál es la diferencia entre ambos. La detección temprana de anomalías en estas manchas o protuberancias de la piel puede evitar el cáncer, por ejemplo.



Características de los lunares
El lunar común es un pequeño bulto que aparece en la piel y es de color rosado, castaño o tostado, tiene bordes definido y surgen en cualquier momento de la vida (si bien muchos de ellos ya están presentes al nacer). Las personas con más de 50 lunares comunes tienen más posibilidad de padecer algún tipo de complicación y hasta melanoma ( cáncer de piel).
Producción del melanoma:




Sin embargo, es bueno destacar que la gran mayoría de los lunares comunes no producen ninguna patología grave y pueden permanecer en nuestro cuerpo sin problemas.

Si el lunar es displásico, plano y grande, sin forma redonda u ovalada y con borde poco definido, es preciso consultar con el dermatólogo. El médico se encargará de dar su diagnóstico y puede pedir una serie de estudios especiales. No hay que quedarse con la idea de que es simplemente un lunar, sobre todo, si aparecen más en otras partes y van cambiando de color o de tamaño.


Debes acudir lo más rápido posible al médico si:
Si el lunar modifica la altura (se hace más abultado). Crece de tamaño. Cambia su forma. Pica, sangra o supura. También si aparece un lunar que no se parece a los demás. Se procederá a una extracción del tejido para revisar la presencia o ausencia de células cancerosas.
Un lunar común tiene 6 mm de ancho, puede ser ovalado o redondo, la superficie es lisa y tiene un borde definido, en forma de cúpula. Las personas de piel clara tienen lunares más rosados y las de tez más morena, lunares tostados. También se ha comprobado que quienes tienen cabello y piel clara presentan más cantidad de lunares que aquellos  con cabello y piel oscura.
Los lunares son lesiones en la piel que contienen una gran cantidad de células encargadas de dar pigmento (llamadas melanocitos), pueden ser congénitos o bien adquirirse con el paso de los años. En promedio, un adulto tiene 40 lunares en todo su cuerpo. Las posibilidades de que estos lunares se conviertan en dañinos o cancerígenos oscila entre el 0,1 y el 0,2%.

Acá una imagen para explicar mejor:




Los factores que aumentan la posibilidad de que un lunar se convierta en melanoma son:
Cantidad de lunares
Más de 50 en el cuerpo puede estar indicando una anomalía, aunque no quiere decir que en todos los casos se trate de cáncer de piel.


Exposición solar
La radiación ultravioleta es muy dañina para nuestro organismo. Las quemaduras graves con ampollas producto de la exposición al sol, no llevar a cabo prácticas saludables en relación a los rayos solares, no usar factor de protección, tumbarse en la playa entre las 11 y las 16 horas, estar bronceado todo el año (ya sea por el sol o por la cama solar) son factores de riesgo.


Antecedentes familiares
Si algún miembro de la familia ha padecido problemas en la piel o hasta cáncer (melanoma), es preciso prestar más atención a la exposición al sol y a la aparición de lunares malignos. Las personas con piel muy clara, cabello rubio o colorado, ojos verdes, azules o grises también corren mayor riesgo de que los lunares que aparecen en su cuerpo se transformen en cáncer.


Si tienes la piel muy sensible que se quema por la simple exposición al sol, has de analizar las manchas que van apareciendo y hacer un seguimiento de sus formas, colores, textura, etc.



Características de las verrugas:

Las verrugas se colocan en un escalafón más arriba que los lunares, debido a que son lesiones cutáneas provocadas por el virus del papiloma humano. Son de forma variable y, a veces, antiestéticas en apariencia. Pueden afectar varias áreas de la piely la extirpación no siempre es sencilla, ya que presentan su sistema de irrigación sanguínea propia, por lo que causan sangrados abundantes cuando no se extirpan usando mecanismos médicos. Su manipulación puede causar dolor porque la verruga compromete terminales nerviosos.
El desarrollo de las verrugas está relacionado con un fallo o déficit en el sistema inmune. Según el serotipo del virus, afecta una zona diferente del cuerpo: manos, rostro, nuca, pies, axilas, genitales… Pueden desprenderse y desaparecer de forma espontánea.
Las técnicas que se usan para quitar las verrugas son diversas, en función de la gravedad de la lesión, el tamaño, dónde se encuentra, etc.


Tratamientos:
Criocirugía: Se utiliza nitrógeno líquido o dióxido de carbono sólido (conocido como hielo seco) para congelar el tejido. Es un tratamiento algo doloroso, pero es de los más efectivos para erradicar las verrugas.
Medicación tópica: Preparados especiales con ácidos que las queman de a poco.
Electrodesecación: No se recomienda en el caso de que las verrugas sean benignas, ya que genera cicatrices antiestéticas.
Extirpación quirúrgica: No es muy efectiva y casi no se utiliza, debido al riesgo de diseminación viral y el índice de reincidencia.
Antibiótico inyectable: Lo que causa es la inhibición del ADN de la verruga para prevenir que se siga expandiendo.
Láser: Es la más usada en casos de pacientes con verrugas que molestan pero no presentan condiciones o características nocivas. Se aplica una inyección en el centro de la verruga para dormir la zona y se extrae “quemando” los alrededores para que se desprenda sola. No quedan cicatrices.










MÁS INFORMACIÓN

Diagnóstico de sintomas online gratis