Diagnóstico de sintomas online gratis - Remedios caseros para los callos

Tu doctor online, selecciona los síntomas y nuestro sistema te dirá a que enfermedades se corresponden

Remedios caseros para los callos

21/02/2018

Cortar una rama de higuera y recoger, con una bolita de algodón, el jugo lechoso que brota.Colocar éste sobre el callo y sujetar con una cinta adhesiva. Dejar puesto durante la noche y retirar en la mañana.Realizar este remedio varias noches consecutivas hasta obtener los resultados esperados

Envolver 40 gramos de hojas de espinaca previamente lavadas y machacar en una venda de gaza.aplicamos, a modo de cataplasma, en la zona afectada. Dejar puesta por dos minutos y después retirar. Repetir este remedio varios días hasta sentir que el callo se ha suavizado.

Este remedio tradicional consiste en colocar sobre el callo un diente de ajo machacado (o puede combinarlo con aceite de oliva) lo cual favorece su reblandecimiento y desaparición. Al final debe cubrir con tela.

Extraer el contenido de una cápsula de vitamina E, mezclamos con un poco de ajo molido y empapar una bolita de algodón.Colocar ésta en el callo que aparece entre los dedos de los pies.Ponerse medias de algodón y dejar puesta durante la noche.

Frotar a diariamente con aceite de ricino durante dos semanas. Después poner un trozo de corteza de limón y un tomate crudo sobre la dureza y cubrir con un vendaje. Este jugo reblandecerá la dureza durante la noche

Frotar aceite de castor sobre los callos dos veces al día.

Machacar un puñado de hojas de siempreviva mayor y aplicar la pasta resultante, mediante una gaza, en las callosidades de los pies.Dejar puesta toda la noche.

Machacar un puñado de hojas de simpreviva y cuando se obtenga una pasta, agregar una cuchara pequeña de vinagre de manzana.mezclamos y colocar la preparación sobre la zona callosa y seca de la piel. Dejar secar y pasar con suavidad una piedra pómez.

Remojar los pies en una infusión de cuatro cucharadas de manzanilla en un litro de agua lo cual alvia y suaviza la piel endurecida.

Remojar, antes de ir a dormir, los pies en agua tibia y después romper una cápsula de vitamina E. aplicamos en los talones con callos y grietas frotándolo suavemente.

aplicamos una mezcla de una cuchara pequeña de vinagre con 1/8 taza de aceite y frotar vigorosamente esta preparación sobre el callo. Terminar con un masaje y luego frotar la zona afectada con piedra pómez o una toalla áspera

Hacer macerar, aproximadamente por veinticuatro horas, varias hojas de puerro en vinagre de vino, y las aplicamos sobre el callo, que se extirpará luego con suavidad con un instrumento no cortante y desinfectado

Otro forma de combatir los callos es elaborando una pasta al triturar cinco o seis aspirinas y las mezclamos con una cucharada de agua y jugo de limón el cual debe colocarse sobre los callos y envolverlos en una toalla caliente por diez minutos.El calor hará que la pasta penetre y suavice los callos.Finalmente, rásquelos con una piedra pómez.De esta forma, podrán desprenderse con más facilidad.

Remojar los pies en agua tibia durante diez minutos y retirar.Luego, con los pies aún húmedos, pasar sobre el callo una pasta elaborada con una cucharada de bicarbonato de sodio y un poco de agua, dar un ligero masaje y, por último, pasar una piedra pómez

aplicamos, dos o tres veces al día, una pomada a base de pétalos de caléndula lo cual suaviza pronto el tejido y actúa como antiinflamatorio.

Colocar encima una miga de pan que habrá estado empapada en vinagre durante dos días.El emplasto se sujeta con un pañuelo a lo largo de tres noches.No olvidar sumergir el pie en una palangana con agua tibia, antes de la aplicación del vinagre, para suavizar el callo y para que éste salga fácilmente.

Cortar un higo fresco y extraer su pulpa.Pegar la pulpa, antes de acostarse, al callo con cinta adhesiva y mantener así durante toda la noche.En la mañana, retirar la cinta y remojar el área del callo con agua tibia a caliente. Después de media hora, tratar de retirar el callo con una piedra pómez.

Cortar un pedazo de una pulgada cuadrada de cáscara de piña y asegurarlo sobre el callo mediante una cinta adhesiva ancha de forma tal que la parte interior de la cáscara dé con el callo.Dejarlo puesto toda la noche y por la mañana remojar el pie en agua. Repertir varias veces hasta que el callo se pueda quitar con facilidad (usualmente antes de la cuarta aplicación)

Existen diferentes remedios populares con respecto a los callos tal vez el más tradicional consiste en rascarlos suavemente con piedra pómez, luego frotarlos con una cebolla cruda cortada por la mitad y finalmente colocarle encima unas gotas de tintura de árnica.

Machacar una diente de ajo crudo y una cucharada de hiedra hasta obtener un jugo.Empapar una gaza con éste, aplicamos directamente sobre el callo y cubrir con un esparadrapo. Realizar este remedio a diariamente hasta que desaparezca el callo.



Diagnóstico de sintomas online gratis