Diez plantas domésticas peligrosas para nuestro perro

11/05/2019

Todos los que tenemos o hemos tenido perros sabemos de lo traviesos y curiosos que son estos animales de cachorros, cuando les da por morder todo lo que encuentran a su paso, así como cavar agujeros y desenterrar raíces y bulbos. También, cuando se indigestan o presentan síntomas de gastritis, los perros tienen a buscar hojas para purgarse, y si encuentran verdaderamente mal, no reparan en el tipo de hoja que se tragan.

Tanto el ansia de juego como la curiosidad o la búsqueda de la purga, pueden ser peligrosas si nuestro can elige la planta inadecuada, que posea alcaloides u otras toxinas que puedan afectar a su salud, dado que algunas son capaces de provocar vómitos, diarreas, fallos hepáticos, renales e incluso la muerte del perro.

Y el problema es que en nuestro entorno este tipo de plantas no son infrecuentes, dado que muchas de ellas están presentes en parques y jardines, así como en nuestras macetas como plantas de interior. Por tal motivo te relatamos diez de estas especies que puede que tengas en tu entorno y que mejor alejes de las fauces de tu amigo peludo. 

1. Flor de pascua

Aunque el mito dice que son muy tóxicas, en realidad solo lo son levemente, debido a la leche que sueltan sus hojas. A lo sumo provocarán vómitos, pero como es una planta frecuente en interiores en Navidad, conviene tenerla alejada sobre todo de cachorros.

2. Adelfa

Las hojas y flores de las adelfas sí son realmente tóxicas y pueden provocar además de vómitos, la ralentización del pulso del can e incluso la muerte.

3. Azalea

Las azaleas son plantas normalmente de alta montaña y de los climas fríos del norte, pero se han adaptado bien a los inviernos mediterráneos y por eso no es infrecuente verlas en terrazas y jardines como ornamentales. Pero unas pocas hojas de estas plantas pueden provocar vómitos y diarreas, y una ingesta más elevada podría llegar a ser mortal.

4. Lirios

Los clásicos lirios de maceta o márgenes húmedos, que se caracterizan por una hoja blanca o roja que envuelve a un órgano sexual amarillo y peniforme, pueden causar irritaciones de esófago así como vómitos y diarreas más o menos severas.

5. Cyclamen

Un clásico de los jardines en invierno con sus hojas blancas, rojas o fucsia, que sin embargo suponen un peligro para el perro si están plantadas en el suelo, ya que las raíces pueden llegar a causar la muerte del perro.

6. Kalanchoe

Se trata de una especie invasora de África, de la familia de las plantas crasas. Se la puede ver muchas veces en basurales o laderas de bosque mediterráneo, así como en jardines de rocas, se caracteriza porque le brotan "hijo" del borde de las hojas así como por sus tonos atigrados. Puede causar vómitos y arritmias cardíacas.

7. Dieffenbachia

Hace unas décadas, esta planta propia de las selvas tropicales de Sudamérica era muy frecuente en el interior de las casas, y actualmente parece que regresa. El problema que presenta es que sus hojas producen irritación en la boca y en la glotis que puede derivar en una dificultad para tragar.

8. Narcisos

Los narcisos son frecuentes en primavera en jardines y parques, así como en ramos, pero el peligro está en sus fragantes flores. Contienen un potente alcaloide llamado licorina que causa diarrea, vómitos, dolores e incluso arritmias

9 y 10. Tulipanes y Jacintos

Otras plantas frecuentes en jardines y parques municipales. En este caso el peligro está en que el perro desentierre el bulbo y lo muerda, con lo que pueden sufrir irritaciones en boca y esófago, acompañadas de vómitos y diarrea.

Si no te quieres perder ninguno de nuestros artículos, suscríbete a nuestros boletines


bienestar