Diez beneficios de la bicicleta la elíptica en personas mayores

Tu doctor online, selecciona los síntomas y nuestro sistema te dirá a que enfermedades se corresponden

Diez beneficios de la bicicleta la elíptica en personas mayores

By

Pepa, lectora y socia de eldiario.es, nos hace la siguiente petición: "Me gustaría saber los beneficios de la bicicleta elíptica, para mayores de 65 años y con las rodillas operadas de menisco. Estoy dudando entre usar las del gimnasio al que acudo cada mañana o bien comprarme una para casa".

Para los profanos en la materia, la bicicleta elíptica es un tipo de aparato estático de ejercicios cardiovasculares consistente en un híbrido entre lo que podríamos entender por una bicicleta estática clásica y un aparato de caminar del tipo step. Pero mientras la bicicleta clásica contempla un sillín para permanecer en posición sentada, en la bicicleta elíptica los ejercicios se hacen de pie.

Por otro lado, a diferencia del step, donde el movimiento constante es de subir y bajar, como si pedaleáramos o subiésemos escaleras, en la elíptica se hace una rotación no circular sino prolongada en una elipse, dando la sensación de que diéramos grandes pasos. Además, acompañamos los movimientos del tren inferior con dos asideros para los brazos que también podemos forzar a trabajar, ayudando a vencer las resistencias de los distintos programas que nos proponga la máquina.

Si la bicicleta elíptica ha tenido un gran éxito en los gimnasios en la última década, relegando al step y comiendo una buena porción de terreno a las bicicletas estáticas, es porque es un aparato muy asequible a todas las edades, presentando, tal como intuye Pepa, numerosas ventajas para la gente que no se puede exponer a deportes bruscos pero que quiere seguir practicando ejercicio de manera intensa. A continuación te explicamos diez beneficios de la bicicleta elíptica para los mayores.

1. Amortigua los impactos en las articulaciones

En efecto y tal como apunta nuestra socia, a partir de cierta edad, y sobre todo en personas deportistas, no es extraño que se contabilicen las lesiones en las rodillas y tobillos que han sido sometidas a operaciones. Por otro lado, la artrosis (no confundir con artritis: esta es la diferencia) también aconseja evitar los deportes de impacto articular como el running, el tenis, el pádel, el fútbol, etc.

La bicicleta elíptica, sin dejar de ser una tabla de ejercicios exigentes para nuestra musculatura, pues puede programarse para los retos más duros, emulando ascensiones de alta montaña, evita en todo momento los impactos, tanto por las amortiguaciones que poseen los engranajes como por el tipo de movimiento, que elonga la rotación.

2. Evita los movimientos bruscos del tren inferior

La elongación en elipse de la rotación que produce, a diferencia del step o de los circuitos más duros de bicicleta estática, ayuda a que los movimientos sean siempre progresivos y prolongados, con lo que, aunque pueda exigir mucho del cuádriceps, el glúteo o los isquiotibiales, lo hace de un modo creciente, nunca forzando una contracción brusca del músculo, lo que incide en positivo tanto en las articulaciones como en los tendones. De todos modos debemos ser un poco conscientes de hasta dónde queremos forzar.

3. Trabaja el conjunto completo de las piernas

Por tratarse de una rotación compleja, con unas curvas de exigencia progresiva, unos máximos y unos mínimos, la rotación elíptica exige que trabajen la totalidad de los músculos del tren inferior, incluyendo los que vinculan los movimientos del pie. De este desarrollamos nuestra musculatura armónicamente, sin descompensaciones que puedan incidir sobre lesiones como las que comenta Pepa. Una musculatura bien equilibrada y desarrollada es la mejor protección de las viejas lesiones. 

4. Extiende el trabajo al tren superior

En efecto, las aspas o asideros superiores donde podemos colocar las manos, están coordinadas con el resto del aparato, de modo que pueden ayudar a coronar la rotación al realizar ejercicios de empuje y tracción. Con los mismos trabajaremos el tren superior, en especial los brazos -bíceps y tríceps-, los dorsales y los pectorales. Así la tonificación a la par de tren inferior y superior nos servirá para proteger la espalda de sobrecargas que incidan sobre las vértebras.

5. Permite modular la intensidad de los ejercicios

Se trata de máquinas dotadas de capacidad informática, que presentan un elenco muy variado de programas de ejercicios, que emulan diferentes situaciones. Así, podemos escoger desde algo suave como sería correr por la playa o una carretera plana, lo que exigiría un esfuerzo constante, hasta programas de alta montaña, con trayectos de gran pendiente y resistencia, más cercanos al fitness que al "cardio". Cada persona puede modular el tipo de ejercicio que desee o necesite. 

6. Es compatible con otras actividades

Las bicicletas elípticas más modernas de los gimnasios presentan pantallas conectadas a internet donde podemos ver la televisión, leer noticias o incluso series de plataformas como Netflix o HBO. 

7. Mejora la eficiencia cardiovascular

Al ser un ejercicio poco o nada brusco y modulable en intensidad, la bicicleta elíptica permite pasar periodos de tiempo prolongados de actividad, lo que induce a una subida del ritmo cardíaco y a la mejora de la circulación, con todos los beneficios que ello comporta en la tercera edad: prevención diabetes, mejora de la oxigenación cerebral, prevención arterioesclerosis, etc.

8. Puede contribuir a prevenir la osteoporosis

En efecto, el ejercicio de moderado a intenso, sobre todo cardiovascular, es una excelente herramienta para prevenir la osteoporosis, tal como explicamos en La osteoporosis es cosa de viejos y otras nueve falsedades.

9. Libera endorfinas

Nuestro peor enemigo a medida que envejecemos somos nosotros mismos y nuestros pensamientos negativos. La secrección por parte de la glándula pituitaria y el hipotálamo de endorfinas, hormonas del bienestar y la euforia, se ve inducida por ejercicios como los de la bicicleta elíptica. Estas hormonas nos pueden ayudar a evitar estos pensamientos e incluso ponernos en positivo para afrontar la vida con mayores ganas.

10. Permite hacer ejercicio en espacios cerrados

El frío, la nieve, la lluvia o el excesivo calor no tienen por qué ser un impedimento para la realización de ejercicios de bicicleta elíptica, ya que se trata de un aparato estático de interiores. Tal como relata Pepa, podemos acudir a un gimnasio para practicarla o incluso comprar un aparato casero por algo menos de 400 euros, aunque es recomendable estudiar antes la calidad del producto y mirar opiniones de otros usuarios en los foros temáticos.

Si no te quieres perder ninguno de nuestros artículos, suscríbete a nuestros boletines




MÁS INFORMACIÓN

Diagnóstico de sintomas online gratis