Diagnóstico de sintomas online gratis - Como bañar a un recien nacido con esponja

Tu doctor online, selecciona los síntomas y nuestro sistema te dirá a que enfermedades se corresponden

Como bañar a un recien nacido con esponja

08/10/2018

Como bañar a un recien nacido con esponja.

Dale baños de esponja a tu bebé durante sus primeras tres semanas de vida. El muñón del cordón umbilical de un recién nacido demora hasta tres semanas en caerse. La American Academy of Pediatricians de los Estados Unidos recomienda esperar hasta que el muñón del cordón umbilical se caiga antes de sumergir a un recién nacido en el agua. Durante este tiempo, Lo más recomendable es que te limites a darle baños de esponja.

Durante las primeras tres semanas no es necesario que bañes a tu bebé recién nacido todos los días. De hecho, Bañarlo demasiado podría ser dañino para su piel. Las áreas de la cara, El cuello y el pañal son las que realmente deberías lavar y puedes atenderlas con toallitas húmedas y pañales limpios. No bañes a tu recién nacido más de unas pocas veces a la semana.

Consulta con tu pediatra si el muñón del ombligo no se le cae en un plazo de tres semanas. Esto podría ser la señal de un problema más grave o tal vez solo tenga que ser extirpado.

Consigue todo lo necesario. A fin de darle un baño de esponja a tu recién nacido, Es necesario que tengas a la mano una variedad de artículos. Asegúrate de tener todo listo antes de iniciar el proceso del baño.



Encuentra un lugar cálido con una superficie plana. Tus mejores opciones son la encimera de la cocina o del baño. Si la habitación es lo suficientemente cálida, Hasta una manta acomodada sobre el piso te podría servir.

Requerirás de una toalla suave o un cambiador para acostar al bebé durante el proceso.

Necesitarás un fregadero o un recipiente poco profundo de plástico para poner el agua para el baño.

También necesitarás una toallita, Bolas de algodón, Jabón para bebé, Toallitas húmedas para bebé y un pañal limpio.

Baña a tu recién nacido. Una vez que tengas todo lo que necesitas en un solo lugar, Podrás comenzar a bañar a tu recién nacido.



Sostén siempre a tu bebé con una mano. Los recién nacidos no tienen demasiado control sobre sus movimientos y debes mantener una mano sobre tu bebé en todo momento, A fin de asegurarte de que no se lastime si se contorsiona.

Primero desviste a tu bebé y envuélvelo en una toalla. Acuéstalo boca arriba sobre una cobija o una toalla.

Comienza por su cara. Moja una toalla y estrújala. No uses jabón para lavar su cara, Ya que no quieres que le entre jabón en los ojos. Limpia suavemente la cara del bebé. Usa una bola de algodón mojada o una toalla limpia para limpiar los párpados de tu recién nacido a fin de retirar todas las lagañas y residuos. Avanza desde el interior hacia el exterior de los párpados.

El agua sola podría ser suficiente para lavar el resto del cuerpo de tu bebé, Sin embargo, Si está sucio o tiene algún olor, Usa un jabón humectante para bebé. Asegúrate de lavarle bien los pliegues debajo de los brazos y las orejas, Al igual que entre los dedos de las manos y de los pies.

Descubre solo las áreas del cuerpo de tu bebé que vayas a lavar. Querrás asegurarte de que el recién nacido no tome frío.




MÁS INFORMACIÓN

Diagnóstico de sintomas online gratis