8 consejos para cuidar tu piel esta primavera

Tu doctor online, selecciona los síntomas y nuestro sistema te dirá a que enfermedades se corresponden

8 consejos para cuidar tu piel esta primavera

By

Aunque la primavera ha comenzado lluviosa, pronto llegará el calor y, con él, los días de terraza, las escapadas a la playa, los paseos por el parque con los niños… Se trata de una época del año delicada para nuestra piel, puesto que empezaremos a recibir los rayos de sol con más intensidad y asiduidad. Debemos cuidarla todo el año, pero ahora más que nunca.

Para que tengas muy claro cómo hacerlo, de la mano de El Corte Inglés, te damos las claves para que el sol te pille protegido y tu rostro y cuerpo luzcan hidratados y resplandecientes. ¡Aprovecha los 8 días de Oro para adquirir todos los productos que necesitas!

1. Limpia tu piel en profundidad

Esta primera clave es la más importante, pues al llevarla a cabo podrás descongestionar la piel, paso imprescindible para que el resto de productos que uses después penetren y actúen con efectividad.

Tanto si lo haces con un gel como con una crema limpiadora (escoge uno acorde a tu tipo de piel), es trascendental importante que este proceso lo lleves a cabo todos los días.

2.  Tonifica tu epidermis, te lo agradecerá

Tras la preceptiva limpieza, aplica un tónico para equilibrar el Ph. En este caso, al igual que ocurre en el punto anterior, la elección del producto también es muy particular y dependerá de las necesidades de tu piel. Para comenzar, puedes probar con este tónico Ultra Facial Oil Free Kiehl's porque, al estar libre de aceites, parabenos, colorantes y fragancias, está formulado para reducir visiblemente el exceso de grasa de la piel, dejándola suave y saludable. A base de extracto de raíz de Imperata Cylindrica y Antarcticine, calma e hidrata y elimina cualquier residuo y suciedad.

3.  Añade un plus de tratamiento con un buen serum

El serum hasta hace poco un gran desconocido, no puede faltar en tu rutina diaria de cuidados de la piel. Gracias a él podrás incrementar la luminosidad, unificar el tono de la piel, suavizar la hiperpigmentación y las irregularidades o controlar la grasa, entre otros. Los efectos los notarás enseguida. Así ocurre con el suero Intensive Skin Supplement Bobbi Brown, cuya acción es visible a las cuatro semanas.

5. Escoge una crema hidratante en base a tu piel

Si hay un producto esencial, lo que nunca debe faltar en ningún neceser y un básico de la rutina facial, ese es la crema hidratante para el rostro. Aunque antes de decantarte por alguna, debes tener claro qué tipo de piel tienes (grasa, seca, mixta).  No obstante, existen productos aptos para todo tipo de caras, como la crema hidratante eco friendly SPF 30 Farma Dorsch. La recomendamos por sus múltiples propiedades: es antiedad por (gracias a) su vitamina B3, contiene filtros físicos y biológicos no absorbibles por la piel, y nada de filtros químicos ni alcohol.

6. Elimina las células muertas

La acción del sol y la contaminación hacen necesarias las exfoliaciones de la piel (al menos una a la semana). De lo contrario, corremos el riesgo de acumular suciedad y que nuestra piel luzca un tono opaco y deshidratado. Evítalo con productos como este, cuyas partículas dejan la epidermis sensible como la de un bebé, limpia y más radiante que nunca.

7. No te olvides del cuerpo

El cuerpo también merece su atención y que no lo descuidemos. Y es que, las hidratantes corporales han de usarse todo el año, pero especialmente tras la exposición solar, porque el sol reseca y deshidrata, algo que debemos tener muy presente con una más que probable escapada de Semana Santa a la vuelta de la esquina.

8. Escoge el factor de protección adecuado

En cada protector solar aparecen impresas las iniciales FPS (SPF en inglés). O, lo que es lo mismo, Factor de Protección Solar. El número visible junto a las letras te permitirá saber cuánto tiempo, como máximo, podrás exponerte al sol, una vez esparcida la crema, sin achicharrarte. De todas formas, el tiempo de exposición también entronca con tu fototipo de piel (la clasificación de pieles según su sensibilidad al sol). Así, si tienes un fototipo I o II (pieles lechosas o blanquecinas) tardarás de 2 a 3 minutos en quemarte, pero si te aplicas un protector con FPS 30 estarás protegido entre una hora y una hora y media, ya que el protector te incrementa en 30 veces el tiempo de resistencia.


Tags:
bienestar |


MÁS INFORMACIÓN

Diagnóstico de sintomas online gratis