Zumbidos o pitidos en los oídos: ¿qué me está pasando?

No se pueden ver ni se pueden escuchar (a no ser que seas la persona a quien le afectan). Tampoco se pueden cuantificar. En muchos casos, no dan tregua, siempre están ahí, las 24 horas del día. Los zumbidos en los oídos, o tinnitus o acúfenos, son ruidos que, sin que exista un estímulo externo, la persona los percibe como si fueran reales. Pero nadie más puede escucharlos porque no proceden de ninguna fuente externa. Pero tampoco son fruto de nuestra imaginación. Simplemente, no dejan "escuchar" el silencio.

Según la Sociedad Española de Medicina de Familia y Comunitaria (semFYC), se calcula que entre un 10% y un 15% de los adultos han sufrido tinnitus en algún momento de su vida. De estos, un 8% puede estar relacionado con alteración del sueño. Aunque los expertos reconocen que su prevalencia en España no se sabe con precisión, sí admiten que se trata de un síntoma frecuente en la mayoría de la población, sobre todo en personas de entre 40 y 70 años.

¿Qué les pasa a mis oídos?

El tinnitus no se puede medir, no se clasifica como patología, sino como un síntoma, lo que significa que no se puede eliminar. Ni es un ruido real, ni se puede acceder a la zona donde se producen. Para hacernos una idea, es la sensación que experimentamos de forma transitoria cuando estamos en silencio después de estar expuestos a un ambiente muy ruidoso.