Siete pistas para saber dónde y cómo comer calçots si no vives en Catalunya

Las calçotadas son una celebración tradicional y popular catalana que se ha puesto de moda en toda España porque es una manera muy divertida de socializar con grupos de amigos o familiares en torno a una buena comida liberándose de todo protocolo y postureo. Eso sí, conlleva un ritual, unos aparejos y un menú básico que te desmenuzamos en este artículo.

En ellas se comen los calçots, esas cebollas alargadas como puerros y horneadas, de sabor suave, que se mojan en ricas salsas de allioli (ajoaceite en español) o salsa saltvitxera, muy similar a la romescu. Pero para que tú también puedas disfrutar de ellas aunque no puedas viajar de hoy para mañana a la catalana tierra, te ofrecemos diez pistas que harán posible que te montes tu calçotada con la cuadrilla.

1. Dónde comer calçots fuera de Cataluña

Para empezar, hemos encontrado varios restaurantes donde comer calçots más allá de Cataluña.