Las leches vegetales, o para los puristas, bebidas vegetales, nunca han sido tan populares. Es un alivio para el planeta: la producción de lácticos de origen animal como la leche, el queso, el helado